Sunday, January 29, 2006

Que me abrasa

Y llegará un día
en que se secará la última flor de mi jardín
y se derretirá la última gota de mi sangre
y el sudor de mi cuerpo se helará.

Y llegará un día
en que el sol no alumbrará
y se ensombrecerá la luna.

Y llegará un día
en que yo ya no seré yo
ni mi voz será mi voz
ni mis labios volverán a decir su nombre.

Entonces
para entonces,
ni la flor
ni la sangre
ni el sudor
ni el sol
ni la luna

volverán a mitigar esa sed
que me abrasó un día
que me abrasa.

Todavía...

2 Comments:

Blogger Topacio said...

Sencillamente: Precioso. Este poema me ha emocionado.

Besos.

11:23 AM  
Blogger angel said...

Paso a tu casa de palabras, la recorro para agradecer tu visita a mi espacio, ya tuyo.....

Saludos...

5:26 PM  

Post a Comment

<< Home